Las paredes

Supongo que te ha pasado también. Te sientes atrapado en paredes invisibles, te ves parado en medio de una habitación y aunque las paredes no se vean, no te atreves a poner un pie fuera de esas líneas que apenas se divisan. Entonces vuelves a sentarte con las piernas cruzadas buscando la forma de escapar. Si tan solo pudieras elevarte y salir de allí. La vida sería más fácil con un par de alas. Dices Por qué, Por qué no fui pájaro. ¿Por qué no fuiste una mosca o un pájaro? Y sentado allí te preguntas de qué vale todo esto, por qué sigo aquí y para qué. No encuentras el plan, nunca has visto el mapa. Y muchos te dicen que todo estará bien, que las cosas tarde o temprano encajan. ¿Y si no? ¿Y si pasan treinta, cuarenta años y sigues esperando a que las cosas encajen a encontrar lo que todavía sigues buscando? ¿En qué momento podemos saber que lo que estamos viviendo es parte de lo que deberíamos aceptar? Y sigues sentado, jugando con la sombra de tu cabeza en el suelo. Volteando de vez en cuando para ver si alguien se asoma y sí, pasan uno, dos, tres, cuatro personas que no se detienen a verte ni a preguntarte si algo anda mal, solo te ven de reojo y siguen caminando, como si fuera demasiado tarde.

Categorías:literatura, narración, poesia, polycinco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s