Laura Brown

Pienso que una tarta es lo único que tiene sentido cuando a mi alrededor solo veo paredes lisas sin ninguna señal que las caracterice. Me veo. Estoy dentro de un laberinto. Estamos. Pero todos creemos conocer el orden en que giran las vías. Derecha, izquierda. Si sigo caminando, algún día quizá encuentre a alguien más que abra los ojos y me diga que es preciso detenernos. Quizá un niño que todavía no se dé cuenta de lo que sucede cuando crecemos. Tal vez unos ojos jóvenes, que todavía no llegan a entender cómo funciona este orden. Tal vez entonces no seguiré las instrucciones de una revista para hacer una tarta y en lugar de 200 gramos de harina pondré tan solo 50, tan sólo 25. Porque no hay nadie. Habemos tres personas y después de cuatro días la tarta será un decorado más de la cocina. Todo seguirá siendo perfecto porque todo está siempre bien. Yo tiraré la tarta cuando vea una pelusa blanca encima de ella. Todo seguirá estando bien. Nadie dirá nada que haga cicatrices en las paredes. Lo único que haré será meter el cuchillo al fondo, en la tarta. Quebrar su figura casi perfecta sin los tres pedazos que comimos el otro día. Meteré el cuchillo una vez más, quizá con más fuerza, hasta sentir la mesa dura del otro lado. Después saldré a la calle y contemplaré la idea de ser una gota de agua en un día caluroso y caer en la acera hirviendo.

Categorías:escrito, Guatemala, letras, literatura, narración, paolarivera, poesia, polycinco, texto, UncategorizedEtiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s